Contactar por WhatsApp

1 Suculentas Cuidados y Variedades

¿Qué son las plantas suculentas o crasas?

En este artículo conocerás más acerca de las suculentas, sus principales cuidados y variedades más comunes.

La palabra suculentas proviene del latín suculentus que significa ‘jugoso’. Estas plantas también llamadas crasas; son aquellas en las que algún órgano está especializado en el almacenamiento de agua en cantidades mayores que las plantas sin esta adaptación. Este órgano les permite mantener reservas de agua durante períodos prolongados; y sobrevivir a largas temporadas de sequía en climas áridos. Ejemplos de hojas suculentas se encuentran en el Aloe, Agave y en las crasuláceas.

Suculentas cuidados y variedades

Las suculentas son plantas muy resistentes y sus adaptaciones les ha permitido sobrevivir y propagarse en entornos áridos como las zonas desérticas, en donde la captación de agua es limitada; aquellos que reciben poca competencia por parte de otras especies vegetales y en los que los herbívoros son escasos. Para posibilitar la captación de la escasa humedad presente en el ambiente, muchas suculentas fueron desarrollando una superficie cubierta de pelillos que retienen el rocío matutino.

En términos generales, las suculentas son plantas resistentes y de fácil cuidado; pero recuerda que requieren también que tomes en cuenta algunas precauciones, sobre todo en climas fríos o muy húmedos; donde tendrás que controlar el drenaje del suelo y la temperatura. Si empiezan las heladas, muchas de ellas tendrán que moverse al interior de tu casa para pasar el invierno.

También es importante considerar el tamaño que alcanzará cada variedad para saber dónde ubicarlas. Algunos agaves por ejemplo, crecen más de dos metros; así que ten en cuenta dónde los vas a colocar para que tus suculentas tengan el espacio apropiado conforme vayan creciendo y puedan así acompañarte con su belleza durante muchos años. También hay suculentas muy pequeñas como los Lithops o los Pleiospilos; por lo que son una buena opción para realizar composiciones en el interior de tu casa.

Como verás hay miles de variedades de suculentas, clasificadas en diferentes familias, las más representativas son:

  • Argyroderma
  • Echeveria
  • Lithops
  • Sempervivum
  • Haworthia
  • Cactáceas
  • Aeonium
  • Agave
  • Aloe
  • Graptopetalum
  • Orostachys
  • Y Pleiospilos.

Ahora pasemos a conocer algunos de sus cuidados básicos.

Cactus y suculentas en maceta

Cuidados básicos de las suculentas

Las suculentas son resistentes y fáciles de cuidar; a continuación te presentamos algunos tips básicos para que tus suculentas siempre estén hermosas y en perfecto estado.

Luz

Lo más importante para el estado óptimo de tus suculentas es la iluminación; ya que deben recibir luz en abundancia durante varias horas al día. Sin embargo, hay que tener en cuenta que algunas variedades no toleran bien la luz solar directa; así que las ubicaremos en lugares donde el sol alumbre filtrado por alguna malla o cortina, o bien; solamente durante las horas en que sus rayos no sean más fuertes, generalmente por la mañana muy temprano y al caer la tarde la luz del Sol es más tenue.

Riego

Este punto es básico, pero no te preocupes ya que con el tiempo y la experiencia seguro lo dominarás a la perfección. El riego de tus suculentas no debe ser excesivo; en pleno invierno puede ser suficiente con regar una vez al mes y en verano una vez a la semana o incluso cada 15 días. 

La mayoría de las plantas crasas o suculentas proceden de climas áridos; donde las precipitaciones son escasas. Por esta razón han evolucionado para retener el agua en tiempos de sequía. Es importante que la tierra no esté demasiado húmeda y que las raíces no se encharquen de agua; puedes verificar el estado de la tierra con un palillo o palito de madera, introdúcelo y si sale húmedo entonces tus suculentas aún no necesitan ser regadas; procura no mojar las plantas y usar una regadera que vierta el agua en cantidades que puedas controlar y siempre directamente en la tierra.

Una forma interesante de regar las suculentas si las tienes en una maceta es desde abajo; introduciendo la maceta hasta la mitad en un recipiente con agua durante 5 minutos y dejando luego que se drene el exceso de agua conseguiremos regarla sin que el agua afecte a la base de la planta ni al tallo.

Terrarium cactus y suculentas

Cuidados de suculentas en terrarios y macetas sin desagüe

Cuidar de suculentas o cactus en terrario o en macetas sin desagüe no requiere de mucho conocimiento, solo hay seguir algunos sencillos tips que te explicamos a continuación.

¿Qué es un terrario?

De acuerdo al diccionario, un terrario o terrarium es un recipiente, en su mayoría de vidrio o de paredes transparentes, en el que se trata de reproducir, de manera artificial; las condiciones de un hábitat específico para crear un jardín o para crear el ambiente ideal para un reptil o un grupo de insectos. 

En términos más coloquiales, un terrario es un recipiente de vidrio o transparente, con tierra, plantas y otros elementos decorativos, que recrean un pedazo de la naturaleza.

Terrarios de suculentas

Las suculentas y cactus, son plantas que no requieren mucho riego sino todo lo contrario, por lo tanto el exceso de humedad las puede afectar mucho.

Pero entonces ¿Cómo lograr que vivan mucho tiempo en un terrario? Pues muy sencillo, el truco es regarlos únicamente cuando tus plantas lo necesiten.

El primer tip sería utilizar un palillo o palito de madera; que al insertarlo en la tierra de tu terrario te dirá el grado de humedad del sustrato, si el palillo sale húmedo aún no es tiempo de regar.

Otro tip importante, es colocar tu terrario cerca de una buena fuente de luz, pero no al Sol directo y algo muy importante, evita colocarlo en una habitación húmeda; como por ejemplo dentro de un baño, ya que esto sería muy perjudicial para tus suculentas en terrario y podría propiciar el crecimiento de hongos y bacterias.

Otro consejo muy importante es evitar mojar las plantas cuando riegues; ya que al crearse un ambiente de humedad dentro del terrario, tus suculentas podrían pudrirse o desarrollar plagas.

Esquejes de suculentas

Propagación de suculentas

Multiplicar o propagar suculentas es increíblemente sencillo. Una manera fácil de poder multiplicar esa planta que tanto nos gusta o, incluso, de aprovechar un tallo roto por algún percance. 

Porque esa es una de las bondades de las suculentas: que necesitamos poco para poder disfrutar de ellas en cuantas macetas o espacios queramos. Ya sea a través de hojas o de esquejes; las suculentas echan las raíces que necesitamos para plantarlas y solo necesitaremos un poco de paciencia para poder disfrutar de el milagro de la propagación; según las variedades a las que pertenezcan, con algunos cuidados podrás propagarlas con estos métodos.

Propagación de Suculentas por hoja

Una vez que la hoja se ha desprendido desde la base del tallo, solo deberás seguir estas sencillas indicaciones.

  • Dejar secar las hojas durante dos o tres días. De esta manera, la herida que hemos infligido al cortarla se sellará; para ello, lo ideal es colocarla en una zona seca y de sombra. Y no: no regaremos en estos días.
  • Cuando la herida esté seca, colocamos las hojas sobre el sustrato para cactus y suculentas. Esto es, literalmente; dejar nuestra hoja sobre el sustrato evitando que la parte del corte lo toque. Para procurar que el crecimiento sea más rápido; es recomendable usar una bandeja propagadora o un invernadero.
  • Cada dos días, atomizamos con agua nuestras hojas en reposo. No nos excedamos: basta con humedecer; después continuamos regando así cada día y medio o dos días durante entre cuatro semanas y un mes; evitando siempre humedecer de más el sustrato.
  • Una vez que la suculenta bebé esté lo suficientemente grande, podremos sembrarla en una maceta con el sustrato adecuado.

Propagación de suculentas por división

Esta es otra de las maneras más habituales de propagar suculentas. Es la técnica ideal cuando vemos que nuestra planta original tiene hijos.

  • Sacamos la suculenta original con sus hijos de la maceta. En muchas ocasiones; retirarlos de la planta original es tan sencillo como girarlos suavemente. En muchas otras, las raíces pueden estar enmarañadas por lo que tenemos que tomarnos tiempo para separar unas plantas de otras; y nada de prisas: esta labor debe hacerse con paciencia para evitar que se dañen las raíces.
  • Con las plantas separadas, plantamos en un sustrato para cactus y suculentas.
  • Durante un mes, regaremos con pulverizador nuestras nuevas plantas cada día y medio humedeciendo el sustrato.

Propagación de suculentas por esquejes de tallo

En esta ocasión, tenemos dos formas de llevarlo a cabo: directamente en sustrato o en agua. 

Veamos las particularidades de cada uno.

Pasos para propagar suculentas por esquejes en sustrato

La manera más rápida de propagar suculentas ya que será, prácticamente, como tener una planta nueva en poco tiempo.

  1. Cortamos un tallo de entre 10 y 15 centímetros de la suculenta que queramos propagar; eliminamos las hojas inferiores, que serán las que posteriormente plantemos en tierra.
  2. Dejamos cicatrizar el corte durante una semana.
  3. Transcurrido ese tiempo, plantamos en un sustrato para cactus y suculentas.
  4. Si hemos dejado cicatrizar bien, podemos regar con normalidad. En caso de no haber respetado ese tiempo, esperaremos 15 días antes de regar.

Cómo propagar suculentas por esquejes en agua

También se puede aplicar a propagar suculentas con hojas. Si optamos por esta técnica tendremos que buscar un recipiente pequeño, como la tapa de un frasco; y sumergiremos únicamente una pequeña parte de su base.

Si lo que queremos es propagar suculentas desde un esqueje de planta en agua, los pasos son distintos. Eso sí; al igual que al propagar suculentas en sustrato; tendremos que elegir un tallo de buen tamaño y dejarlo cicatrizar durante una semana.

  • Buscamos un recipiente con suficiente fondo, como un vaso o frasco de cristal. Con las hojas inferiores retiradas; apoyamos nuestra suculenta sobre el borde y pondremos agua hasta que la base del tallo quede ligeramente por encima.
  • Colocamos nuestra suculenta en una ventana en la que reciba luminosidad.

Este es, probablemente, el método más rápido para multiplicar estas plantas. Y también, el más decorativo; porque una vez las raíces crecen, la gran encrucijada es si disfrutar de su visión en cristal o privarnos de ello metiéndolas en sustrato.

Variedades de suculentas

Variedades más populares de suculentas

Como ya lo hemos comentado anteriormente, variedades de suculentas existen muchísimas y para todos los gustos; las hay pequeñitas y también enormes, con o sin espinas, redondas y alargadas; a continuación te presentamos algunas de las más populares entre los amantes de este maravilloso género.

Suculenta echeveria

Echeveria

Este género incluye muchas especies diversas con formas y colores distintos. Desde la Echeveria Pulidonis, con forma de rosetón; hasta la Echeveria ‘Set Oliver’, más alta y ramificada; con toda seguridad hay alguna que se adapte a tus gustos.

A algunas variedades se les conoce también como ‘plantas peluche’; ya que sus hojas están cubiertas de un vello muy denso. Una de las variedades más hemosas y apreciadas es la Echeveria Elegans.

Suculenta lithops

Lithops

También conocidas como plantas piedra, son con toda seguridad unas de las suculentas más peculiares; tienen un tamaño muy reducido y el aspecto se asemeja tanto a una piedra que si no están en flor es difícil verlas. Sus flores, blancas o amarillas; son grandes y llegan a tapar casi por completo la planta.

Es recomendable mantenerlas a una temperatura de entre 15ºC y 30ºC, por lo que es más apta como planta de interior; asegúrate de que recibe suficiente luz del sol.

Suculenta sempervivum

Sempervivum

Las siemprevivas (sempervivum); son conocidas por su resistencia y por su capacidad para extenderse. Cuando una de las rosetas de siempreviva florece se muere; pero antes de florecer ya habrá producido nuevos hijuelos que irán floreciendo en las próximas estaciones; les gusta la luz y suelen crecer bien en zonas rocosas.

Hay variedades con aspectos realmente impactantes; como la Sempervivum arachnoideum, que tiene una capa de hilos semejantes a una tela de araña.

suculenta haworthia

Haworthia

Las haworthias son un género entre los que podemos encontrar suculentas muy decorativas. Están emparentadas con el Aloe; aunque se diferencian en sus flores. Les gusta la luz abundante, pero no debes exponerlas directamente al sol muchas horas.

Es preferible ponerlas a la sombra de otro elemento del jardín durante una parte del día; asegúrate siempre de que la temperatura no baje de los 8-10ºC para evitar que sufra. 

En invierno es recomendable que permanezcan dentro de casa, por las heladas. Una de ellas es la Haworthia Truncata, que tiene la peculiaridad de parecer que ha sido cortada.

Cactáceas

Cactáceas

Si hablamos de suculentas, no podemos olvidarnos de los cactus, probablemente las más famosas de estas plantas. Hay más de 1600 especies dentro de esta familia; decorativas, comestibles (como el nopal), enanas y enormes, con espinas y sin ellas… 

La variedad de cactus es inmensa y con toda seguridad hay alguna que se adapte a tu clima y a tu gusto; no requieren demasiados cuidados, lo que las convierte en plantas idóneas para decorar tu casa.

Todos hemos visto los enormes saguaros (Carnegiea gigantea) del desierto en el cine; pero hay cactus que se adaptan con gran facilidad a otros climas. Un ejemplo muy conocido es el de la chumbera (Opuntia ficus-indica); que se cultiva extensamente en el Mediterráneo.

Suculenta aeonium

Aeonium

Las cuarenta especies que componen el género Aeonium son muy resistentes a la sequía; por lo que no es necesario regarlas con demasiada frecuencia. Al contrario, durante el invierno procura no regarlas; en primavera comienza con un poco de riego y auméntalo ligeramente hacia el verano y el otoño. Asegúrate de que el sustrato drene correctamente el exceso de agua. 

Este género destaca por sus rosetas bastante grandes, entre 20cm y 50cm de diámetro; en general no son demasiado grandes, aunque hay algunas variedades que pueden llegar al metro de altura. Antes de adquirir una; pregunta siempre por el tamaño que alcanzará y si se adaptará al clima de tu zona.

Suculenta agave

Agave

Los agaves son otro de los géneros más conocidos de suculentas. Hay multitud de variedades de agave; las más vistosas, como el Agave Victoriae-Reginae, se utilizan ampliamente en diseño de jardines; mientras que otras se utilizan para la elaboración de mezcal o tequila, como el Agave Espadín o el Agave Cupreata.

Como comentábamos anteriormente, debes tener cuidado con el tamaño que pueden alcanzar las plantas; ya que hay variedades de agaves que pueden extenderse unos 3 metros. 

También debes tener cuidado con las puntas de las hojas, ya que muchas variedades desarrollan unas agujas de hasta 5cm.; las rosetas son monocárpicas, es decir, que sólo florecen una vez, tras lo cual mueren; la floración de estas plantas suele ser espectacular, ya que desarrollan tallos de hasta nueve metros de altura.

Suculenta Aloe

Aloe

Otra de las grandes conocidas dentro de las plantas suculentas es sin duda el Aloe. La especie más popular es Aloe Vera o Aloe Barbadensis, famosa por sus propiedades medicinales; muchas empresas de productos cosméticos utilizan el extracto de esta planta por su capacidad hidratante, suavizante y curativa.

Existen estudios que sugieren que el extracto de Aloe Vera puede ser un magnífico coadyuvante en el tratamiento de quemaduras de primer y segundo grado; otras investigaciones, apuntan a su posible efectividad contra enfermedades como la flebitis, el glaucoma, la esclerosis múltiple… Aunque aún no se han confirmado.

Como plantas decorativas, las especies de Aloe más destacadas son: el Aloe Arborescens con sus flores rojas, el Aloe Ferox o el Aloe Aristata. Igual que los Agaves; algunas especies de Aloe pueden crecer bastante, así que elige bien el lugar donde lo quieres colocar.

Suculenta graptopetalum

Graptopetalum

El género Graptopetalum incluye al menos dieciocho especies distintas muy decorativas y con un aspecto vistoso. 

Si vas a adquirir uno, lo más probable es que encuentres la variedad Graptopetalum Paraguayense; muy apreciada en jardinería por sus rosetas y sus flores blancas en forma de estrella. 

Destaca también la variedad Graptopetalum Superbum, con su color entre rosa y violeta. Por último; otra especie llamativa por sus flores es la Graptopetalum Amethystium, que resiste muy bien las heladas.

El riego de estas plantas, como en la mayoría de las suculentas; es moderado en los meses cálidos y muy bajo o nulo en invierno. En general soportan bien el frío, siempre que la tierra permanezca seca. Durante el resto del año; esta planta prefiere estar expuesta al sol y con temperaturas moderadas a cálidas.

Entérate al momento de nuevos artículos publicados en el blog!
Loading
Lo mejor de la vida está destinado a ser compartido ♥

Deja un comentario